Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Un  error puntual al repostar con menor octanaje al requerido no tiene porqué dañar el motor, pero es perjudicial a largo plazo.

Son muchos los usuarios que se plantean si el asunto del octanaje de la gasolina no es más que una estrategia de marketing para vender un combustible algo más caro o si realmente puede provocar serios problemas al motor. Hay otras personas, que, sencillamente, se ven en esta situación a causa de usar vehículos prestados, de alquiler o de empresa que funcionan con un combustible distinto al que usan habitualmente.

Hoy vamos a afrontar los riesgos de usar un octanaje inferior al indicado por el fabricante de nuestro automóvil.

Tal como os mostramos en nuestro artículo sobre los distintos tipos de gasolina, el número de octanos nos indica la capacidad antidetonación del combustible al ser comprimido en los cilindros del motor, por tanto, si ponemos gasolina de 95 a un vehículo en el que se especifica que debe funcionar con gasolina de 98 nos exponemos a que con menor presión o temperatura de la esperada, el carburante explosione de manera espontánea.

A menos que tu motor sea de alto rendimiento, por tanto, no será necesario el uso de gasolina de 98, pero si el manual lo indica, es porque ayuda a mantener las prestaciones originales. En caso de que la compresión o temperatura ascendiesen, como sucede cuando pisamos el pedal a fondo, quedaríamos expuestos a posibles combustiones no controladas, lo que podría picar las bielas y causarnos averías serias en el motor.

gasolina

Algunos usuarios aseguran que han repostado con gasolina de 95 vehículos a los que a priori se le exigía el consumo de 98 octanos y aseguran que la conducción se vuelve más suave en marchas cortas, que sube mejor de revoluciones y que, a régimen medio, es menos ruidoso y en frío obtienen menos problemas de arranque. Mientras que otros, detectan tirones al ir en primera, consumos disparados y problemas en quinta.

Lo cierto es que, hoy en día los motores tienen sensores de picado que permiten modificar los tiempos de encendido para que la autodetonación no dañe estos componentes, ya que el mismo sensor indicará a la centralita electrónica que deben modificarse los niveles de inyección  e ignición para evitar riesgos.

En caso de que nuestro vehículo no contase con un sensor de esta clase, si queremos repostar con gasolina de 95 debemos acudir a un taller de confianza donde puedan modificarnos el avance de encendido para proteger las bielas, pero debemos tener en cuenta que es posible notar una pérdida del rendimiento o potencia al no aprovechar por completo la carrera del pistón.

Por nuestra parte, siempre aconsejamos seguir las recomendaciones del manual adaptado por el fabricante para alargar la vida útil del motor. Si este repostaje erróneo se trata de algo puntual, no tiene porqué llegar a dañar nada, pues no habrá un número de detonaciones tan numeroso como para que pueda perjudicar gravemente las bielas.

 

Esperamos que esta entrada os haya ayudado a disipar las dudas relacionadas con un repostaje de gasolina con un índice de octanos inferior al propio de vuestro automóvil. Si queréis saber más sobre combustibles, continuad visitando esta sección.

Recambios

¿Necesitas un recambio para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de piezas de segunda mano, reconstruidas y nuevas a precios de desguace.

SOLICITA TU RECAMBIO

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad