El sistema electrónico de frenado es uno de los elementos más importantes para la seguridad en un vehículo y su buen estado es fundamental en todo momento.

Desde el pasado año 2009 los fabricantes de vehículos han incorporado a sus modelos el Electric Wedge Brake, lo que en España conocemos como el sistema electrónico de frenado y que ha supuesto un gran avance en materia de dispositivos de seguridad activa para el automóvil, reemplazando los clásicos frenos hidráulicos por unos eléctricos.

Así pues, diremos que el sistema electrónico de frenado está configurado -por lo general- como un sistema que se dirige a través de una unidad de control que es la encargada, mediante el uso de sensores, de recabar la información necesaria sobre el estado y el comportamiento del vehículo.

Gracias a la información recabada por la unidad de control se impulsará la actividad de los frenos, siempre en función de las necesidades y de forma que quede controlado el porcentaje de frenado que recibe cada una de las ruedas del vehículo. De esta manera al accionar el pedal del freno en nuestro vehículo, controlaremos la intensidad de la frenada haciendo que esta sea más o menos fuerte y en base a nuestros requerimientos.

El porcentaje de frenado además de depender de nosotros mismos, también estará condicionado por la existencia de sistemas como el control de estabilidad (ESP), el control de tracción (TCS, ASC+T, ASR o EDS), el sistema antibloqueo de frenos (ABS) o la dirección asistida. Por ello, para que la frenada se produzca de manera controlada tanto en distancia como en intensidad y estabilidad sin importar el estado en el que se encuentre la vía, estos sistemas tendrán que actuar en conjunto de manera eficiente y equilibrada.

sistema electrónico de frenado

 

Antes de que fuese incorporado a los vehículos el sistema electrónico de frenado, éstos actuaban de igual forma mediante un sistema hidráulico el cual sigue manteniéndose en los actuales frenos eléctricos y la única diferencia radica en la forma en la que se controlan. Por este motivo, si el sistema eléctrico de los frenos fallase seguiríamos contando con nuestro sistema convencional y podríamos frenar si así fuera necesario.

A continuación os dejamos con una imagen en la que podréis identificar todos y cada uno de los elementos que forman el sistema electrónico de frenado:

sistema de frenos

 

Una vez llegados a este punto, no hará falta que os recordemos el gran avance en materia de seguridad que ha supuesto el sistema electrónico de frenado, pues gracias a la unidad de control de la que ya os hemos hablado en este post y al resto de sistemas que actúan en conjunto con el de frenado, existe una mayor comunicación y coordinación.

Como inconveniente de este tipo de sistema de frenos, tal y como también os hemos comentado antes, encontramos que debido a los posibles problemas electrónicos que pudieran surgir en el mismo, éste dejaría de funcionar dando paso al sistema de frenado convencional y perdiendo ligeramente la eficiencia.


Agradecimientos imagen: Abecedario del automóvil

Deja un comentario

Puedes usar estas etiquetas : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>